TodoGamers

Track & Field, el inicio de los Juegos Olímpicos en los videojuegos

El clásico juego de NES fue el punto de partida para que las justas deportivas se convirtieran en una marca a adaptar en consolas.

19 Jul 2021 17:30:23Por: SuperTrending
Track & Field: un clásico de los Juegos Olímpicos

Track & Field: un clásico de los Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos son más que un evento deportivo y hacen parte de esos momentos culturales de la humanidad en la que sin importar si eres fan o conoces de alguna disciplina buscarás la forma de ver para disfrutar y apoyar a tu país.

También puedes leer: F1 2021, video reseña: ¿vale la pena el juego de este año?

Esa fuerza ha llegado a muchos artes, como el cine, la televisión y los videojuegos. Sin embargo, en la industria gaming no ha encontrado ese título que logre trasladar totalmente la esencia de las competencias en una experiencia definitiva que marque historia… aunque Track & Field puede estar muy cerca.

Track & Field: un clásico de los Juegos Olímpicos

En 1984 Konami lanzó para los salones de arcade un juego que reunía varias competencias olímpicas, ofreciendo una experiencia sencilla pero emocionante y complicada al mismo tiempo. Track & Field puso a los jugadores a machacar botones rápidamente para ganar carreras en 100 metros planos, salto alto, lanzar jabalina y mucho más.

Lee también: Daniel Felipe Martínez explicó los motivos que lo dejaron sin los Juegos Olímpicos Tokio 2020

Este sistema fue algo innovador, nunca antes alguien había intentado algo similar y luego se convirtió en una mecánica instaurada por otros títulos de otros géneros, y que se mantuvo en el formato de los Juegos Olímpicos más adelante.

El juego tuvo éxito porque por un lado podías competir ante la IA pero también contra amigos, por lo que era prácticamente una competencia de oprimir el botón más rápido que el otro y también en el momento justo. Tanto así que nacieron estrategias como usar monedas o reglas para ejecutar más rápido cada mecánica y ganar.

Tres años después se dio su arribó a la NES, convirtiéndose en uno de los juegos referentes de la consola, a pesar de que los títulos deportivos existían desde hace varios años y casi que son la raíz de la historia con Pong.

Su acogida fue muy buena y eso dio origen a una segunda entrega, que integró más deportes, aunque sin el mismo reconocimiento de su versión original, que sin duda es la más recordad.

Lee también: Helmut Bellingrodt, el primer colombiano en subirse al podio de los Juegos Olímpicos

Disciplinas y por qué es tan difícil llevarlas a los videojuegos

Los deportes que estaban en Track & Field eran ocho: 100 metros planos, salto largo, salto alto, lanzamiento de jabalina y de martillo, 110 metros vallas, tiro con arco y tiro deportivo. Cada uno tenía mecánicas diferentes, pero aquellos en los que debíamos correr solo oprimíamos los botones rápido para ir a más velocidad y cuando tocaba saltar se debía ejecutar en el momento preciso para no caernos y obtener una buena distancia.

También puedes leer: Cinco novedades que quisiéramos ver en FIFA 22

En los de tiro los movimientos eran un poco menos agiles, y debíamos tener precisión para disparar en el momento adecuado y apuntar bien para obtener más puntos.

Pero sin duda recrear las disciplinas olímpicas ha sido un reto para los estudios durante años. Sega ha sido el que lo ha intentado más en este siglo, pero quizás solo el juego de Londres 2012 fue el que mejor pudo llevar esa esencia, ya que cada deporte tiene sus complejidades y los jugadores piden más que machacar teclas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies