Tendencias

El desgarrador relato de un colombiano que trabajó como bombero voluntario el 9-11

¿Habré hecho lo suficiente? se pregunta Luis Eduardo Marulanda, quien aún quiebra su voz al recordar lo sucedido.

11 Sep 2021 08:56:56Por: SuperTrending
El desgarrador relato de un colombiano que trabajó como bombero voluntario el 9-11

El desgarrador relato de un colombiano que trabajó como bombero voluntario el 9-11/ Cortesía: Luis Eduardo Marulanda

El 11 de septiembre es un fecha que quedará marcada para la historia tras el impacto que generó en 2001 la caída de las torres gemelas, que este 2021 ajusta dos décadas desde la tragedia, donde hubo más de 2.600 muertos y 24 desaparecidos​​.

Este día también es inolvidable para Luis Eduardo Marulanda, un colombiano que se encontraba en Estados Unidos para del día del incidente y conmovido con lo que estaba sucediendo y siendo testigo del colapso, se ofreció como bombero voluntario.

Lee también: Así puede seguir en vivo las ceremonias en conmemoración del 11-S en EE. UU.

Luis Eduardo recuerda con nostalgia el 9-11

La huella que dejó la tragedia y su experiencia al ayudar a recoger los escombros del World Trade Center (WTC) es imborrable, para el colombiano que trabajó por más de 40 horas seguidas y tuvo que ver los rostros de muertos, sobrevivientes y familiares que desesperados esperaban encontrar con vida a sus seres queridos.

“Se me pone la piel de gallina. Sabíamos que había mucha gente atrapada ahí”, dice conmocionada Marulanda, de 57 años, a quien todavía se le corta la voz al recordar el fatídico día.

Hoy a 20 años después del hecho, Marulanda reposa con su familia en Bogota, Colombia, donde recuerda como durante su paso por Nueva York mientras hacia un curso de instructor de bombero y compraba ambulancias para la Cruz Roja colombiana,  los dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas.

Te puede interesar: Caída de las Torres Gemelas: Así 'Los Simpson' predijeron el suceso

Sin embargo, no lo pensó dos veces y llegó al sur de Manhattan para ofrecerse como bombero voluntario, donde tuvo que levantar equipamiento de 45 kg que incluía: un tanque de aire comprimido, hacha, tramos de manguera, pitones, entre otras cosas. Con esto al hombro, ayudó en los primeros intentos de entrar a la torre norte para evacuar personas.

Alcanzamos a subir cinco escalones, nada más. El caos era tremendo, la gente se lanzaba una encima de la otra. Era imposible subir, había una turba humana (…) Gracias a Dios no nos dejaron subir, porque hubiéramos perecido en el colapso”, recuerda Marulanda en una entrevista con AFP.

Desde entonces, permaneció en la zona cero durante tres meses en los que poco dormía, con el fin de encontrar sobrevivientes, evidencias del caso y reposando por horas en oficinas desiertas cerca al lugar del incidente. Así, se topó con ciertos de cuerpos y una de las cajas negras de los aviones secuestrados.

“Vi miembros sueltos, troncos sueltos...vi muchos, muchos cuerpos calcinados que quedaron muy pequeños, reducidos, imposibles de identificar, en medio de un fuerte olor a pura carne asada", continuó Marulanda.

Puede ser de tu interés: Efemérides del 11 de septiembre: ¿qué pasó un día como hoy en el mundo?

Luis Eduardo recuerda con nostalgia que lo más conmovedor de todo es como personas nunca pudieron hallar rastros de sus familiares muertos, por lo que lloraban al no poder darles santa sepultura, "la cara en sus rostros era impactante".

"Vi a una familia mexicana a la cual le entregaron un par de zapatos para enterrar, recuerdo su cara, el traductor les hablaba y la mujer decía: ‘¿Y usted quiere que me lleve esto?'”, aseguró el bombero colombiano.

La situación era aún más triste según Luis Eduardo, para muchos inmigrantes sin papeles que no se atrevían ni siquiera a pedir los restos de familiares desaparecidos por temor a ser deportados, "recuerdo la cara de sufrimiento de muchos".

¿Hice lo suficiente?, ¿pude haber hecho más?

Estos interrogantes aún perturban a Luis Eduardo Marulanda, quien también auxilió a bomberos atrapados en el derrumbe del edificio 7 del WTC (World Trade Center), de 47 pisos, el cual colapsó siete horas después de las Torres Gemelas.

“Corrí a ayudarlos, lavé sus ojos, les di oxígeno, les coloqué líquidos intravenosos”, pero, “¿Pude haber hecho más? ¿Hice lo suficiente?...Sentí un dolor de patria, aunque no era mi patria. Pero uno no necesita ser ciudadano americano para sentir ese dolor. Y eso persiste”, reflexiona.

Puedes leer: Revelan fotos inéditas del atentado a las torres gemelas del 9/11

El bombero colombiano tuvo que buscar ayuda psicológica

"Meses después, cuando ya estaba en su país natal, las noches para Luis Eduardo fueron algo tormentosas, ya que aquellos días de intensa búsqueda entre escombros siempre regresaban a sus sueños", cuenta la AFP.

“Mi esposa me decía que brincaba mucho en la cama, me decía que eso le molestaba y la despertaba a cualquier hora. Hubo que empezar a buscar ayuda psicológica profesional, hablar mucho del tema”, añadió Luis Educardo.

Y aunque su labor de búsqueda tras el colapso de las Torres Gemelas fue de admirar, el país norteamericano no le agradeció de la mejor forma: fue llevado ante un juez de migración, porque "decía que yo era un irresponsable, un abusivo. Me prohibió regresar a Estados Unidos durante siete años. 

Puede ser de tu interés: Polémica en México: profesor amenazó con sacar a estudiantes de clase por usar lenguaje inclusivo

Marulanda, por obvias razones no tuvo tiempo extender su visa estadounidense en los tres meses que trabajó en la Zona Cero y por ello, cuando quiso regresar a Colombia, se topó con la desagradable sorpresa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies