Viral

Sacerdote es detenido por gastar la ofrenda en drogas y fiestas sexuales

El párroco organizaba fiestas con frecuencia, donde médicos y empresarios se reunían para hacer urgías y drogarse, ¿cómo lo descubrieron?

22 Sep 2021 8:26Por: canalrcn.com
Sacerdote es detenido por vender drogas y hacer fiestas sexuales

Francesco Spagnesi es detenido por vender drogas y hacer fiestas sexuales/ Foto cortesía de Catedral de Cúcuta

Francesco Spagnesi, es el sacerdote de una iglesia católica en la localidad de Castellina, Italia, que fue capturado por aprovecharse de los dineros que recaudaba como predicador en la iglesia, para usarlo parta comprar drogas que posteriormente vendía en fiestas sexuales.

Lee también: ¡Existe! Así luce la abuelita de la película Coco a sus 108 años

El sacerdote fue capturado el pasado martes por malgastar la limosna de la iglesia en fines personales y que además, van en contra de todos los principios de la iglesia.

Según reveló el fiscal del caso, Giuseppe Nicolosi, las fiestas fueron organizadas por personas cercanas al párroco. Reveló también que en cada evento asistían cerca de 200 personas, que ya eran frecuentes con el "padre" y sabían de todas sus andanzas.

Te puede interesar: Presentadora sufrió un 'microinfarto cerebral' en pleno programa en vivo

Fue destituido e irá a prisión

Tras conocerse la noticia de las prácticas abusivas y perversas del sacerdote, la iglesia lo destituyó de su cargo para comienzos de septiembre y este pasado martes tuvo el juicio donde el juez le sentenció una condena de casa por cárcel.

En el juicio se conocieron los últimos detalles de que las fiestas del sacerdote eran en su mayoría con fines sexuales y venta de drogas. Los encuentros sexuales eran de todo tipo, entre hombres, mujeres y personas trans entre el gremio de: médicos, empresarios, gerentes, entre otros, que el padre reclutaba por internet.

Puede ser de tu interés: Policía asesinó a su exmujer con un disparo en la cabeza: "Ahora sí estoy tranquilo"

Todo esto, financiado con la limosna de la iglesia que los asistentes daban en un acto de fe. Ante esto, el párroco no tuvo más remedio que declararse culpable, reconocer que consumía drogas y que se dejó llevar por las necesidades del cuerpo.

Te puede interesar