Cuatro Caminos - Capítulo 21 de abril | Custodia en juego

Claudia Contreras y Fabio Murcia eran una pareja que tras años de relación se separaron luego de verse envueltos en una difícil situación que involucraban a su pequeña hija, fruto del amor de este matrimonio.

La pareja además de tener una buena relación y un negocio familiar, tendrían la felicidad de la llegada de su primera hija. Pero a esta familia se le sumaría una nueva integrante, su segunda hija. Así llegaron a tener un hogar conformado por cinco personas, Claudia, Fabio, Eder (hijo mayor de Claudia) y sus dos pequeñas.

Pero, aunque su matrimonio se veía consolidado no solo en lo emocional sino en el ámbito laboral con su empresa de electrónicos, con el paso del tiempo el trabajo fue más demandante y tuvieron que contratar a una niñera para cuidar a las niñas tiempo completo.

La encargada fue Marta Rodriguez una prima de Claudia que no tardó en darse cuenta de algunos comportamientos extraños en la niña más grande que en ese momento tenía solo cuatro años. 

Según Marta, la pequeña desde temprana edad tocaba sus genitales en repetidas ocasiones. Cuando Claudia se enteró se dio cuenta de otros comportamientos como por ejemplo que se había vuelto introvertida, agresiva y frecuentemente se desnudaba dentro de su casa. 

Las alarmas de la familia se encendieron cuando la menor, durante un paseo al río, le expresaba a su hija su deseo de morir ahogada en ese lugar. Pero para esta madre había un detalle que llamaba la atención y es que cuando se hablaba del tema, el padre de la menor permanecía en silencio, sin opinar sobre la preocupante situación.

Hasta que en cierta ocasión, la niña de manera inocente relató a su madre que su padre la tocaba en sus partes íntimas y de forma explícita contó de qué manera lo había hecho. Días después de esta revelación, Fabio cogió sus maletas y decidió irse de la casa.

Pero está historia va más allá, habrá que confirmar si lo que dice Claudia y su pequeña hija es verdad, o si por el contrario Fabio, el padre, está siendo víctima de una falsa denuncia.
Claudia tomo cartas en el asunto y además de buscar ayuda psicológica, puso una denuncia en la Fiscalía, misma que fue archivada cinco meses después, sin ninguna investigación.

Con la relación de esta pareja destruida, Fabio empezó a comportarse de forma extraña y tras varias confrontaciones con su exesposa llegaron amenazas que tampoco fueron tenidas en cuenta en el proceso legal y ahora Claudia tendrá que enfrentarse a él en una comisaria de familia por la custodia de sus dos pequeñas.

Cuando los periodistas de Cuatro Caminos increparon a Fabio por la denuncia, Fabio argumentó que eran falsas las acusaciones y aseguró sentirse adolorido por los señalamientos que su propia hija realizó en su contra. No obstante, la batalla legal por la custodia de sus hijas no seguirá en pie. Por ahora serán la verdad y la justicia quienes determinarán lo mejor para la menor.

Mira todos los capítulos de Cuatro Caminos aquí y sigue la producción los domingos por Nuestra Tele. Comenta con el HT #4Caminos y sigue nuestras cuentas en redes sociales: TwitterFacebookInstagram y YouTube @CanalRCN

Compartir