SuperLikeSuperLike

Comer insectos se pone de moda

Estos animales han llegado a invadir los platos fuertes de los restaurantes más reconocidos de Tailandia.

29 Ago 2017 9:52Por: canalrcn.com

"Acabo de comerme unas vieiras con gusanos de bambú y un filete de pescado con salsa de huevos de hormiga. ¡Delicioso!", cuenta Ratta Bussakornnun, una joven de 27 años que trabaja en el sector de la cosmética. 

Bussakornnun, de Bangkok, llegó un poco por azar al restaurante Insects in the backyard (Insectos en el patio trasero), situado en un barrio de moda de Bangkok donde abundan las tiendas de vinilos y de diseñadores locales. 

No dejes de ver: Así se hizo la empanada más grande del mundo

El chef del lugar, que trabajó en Estados Unidos, mezcla recetas locales, como la salsa de huevos de hormiga, con influencias occidentales como los raviolis, en este caso rellenos de carne de chinche acuática.

"La chinche acuática tiene sabor de cangrejo, de ahí salió mi idea de servirla como un ravioli, con una salsa de azafrán", explica el chef en el jardín del restaurante, decorado con plantas carnívoras.

Para él, el objetivo del restaurante es buscar 'armonía' entre el sabor del insecto y los demás ingredientes.

"Mi objetivo es cambiar la actitud de los clientes, demostrarles que los insectos son deliciosos, que combinados con otros alimentos no tienen nada de asqueroso", explica Thitiwat, que todavía tiene dificultades para llenar su restaurante. 

También te puede interesar: El ejército chino quiere que sus soldados eviten la masturbación

Pese a las recomendaciones de los nutricionistas, que sueñan con que los insectos se conviertan en una fuente alternativa de proteínas, menos nociva que la industria de la carne, el principal desafío, tanto en Tailandia como en Occidente, es que los clientes olviden sus prejuicios. 

En Tailandia hay una dificultad adicional, la brecha entre ricos y pobres. Comer insectos tiene una connotación social de 'plato de pobre', explica Massimo Reverberi, un italiano que produce pasta a base de harina hecha con saltamontes, fabricada en Tailandia, pero destinada a la exportación. 

Pero poco a poco el fenómeno se extiende, sobre todo en Europa y en Estados Unidos, con emprendedores que comercializan aperitivos, suplementos alimenticios e incluso hamburguesas con insectos, como en Suiza, donde los supermercados Coop ya las han empezado a vender.

Tomado de AFP

Te puede interesar