• Síguenos en

  • Logo Produccion

    Yo soy Betty, la fea | Capítulo 152 | Betty y Armando fueron felices por siempre

    17 Sep 2019 17:45:47 | Redactado por: canalrcn.com

    Triunfó el amor, sobre la adversidad, ganó el amor de Betty y Armando y fueron felices por siempre.

    El día llegó, Betty (Ana María Orozco) lucía hermosa y Armando (Jorge Enrique Abello) muy enamorado, pero no todo es felicidad, aunque así se defina Hugo Lombardi (Julián Arango), quien no soporta a Betty, pero no le quedó de otra que aceptar los cambios, incluso que él no sería el alma detrás del vestido que ella luciría el día de su boda.

    Pero como todos sabemos, él no será capaz de aceptar que perdió, pero Betty es tan noble que decide dejarlo trabajar en Ecomoda pese a todos los insultos que recibió de él.

    Pero no gastemos tiempo en eso, mejor les contamos cómo hizo don Hermes para armarle a Betty la fiesta que siempre soñó, bueno, ella no, sus suegros, quienes pusieron los estándares para ese día. Menos mal a su lado estaba Nicolás, aunque partiendo de sus comentarios imprudentes, creo que era mejor que no estuviera ayudando a hacer planes.

    Pero es que don Hermes no se deja ayudar, porque viéndolo bien, las ideas de Nicolás no son tan descabelladas, porque son 200 invitados, todos estratos altos, el lujo, la elegancia que la familia Pinzón no cotiza.

    Y lo entendieron y ganó el amor, lo especial, lo típico, ganó lo sencillo pero hecho con el corazón y qué mejor corazón que el de los padres de Betty.

    Y es que sin duda el matrimonio es un día especial, Armando lo tenía muy claro, por eso se pone de acuerdo con los mejores, pide ayuda del gran Jose Gabriel, para acercarse a dos grandes de la música que sorprenderían a Betty en el día más importante de su vida.

    Y así lo hizo, aunque hay que resaltar que ella fue quien lo sorprendió porque Betty lucía más hermosa que nunca, preciosa, como siempre lo fue.

    Con su vestido blanco, con los ojos destellados, recibió ante Dios el hombre que siempre soñó.

    ¡Que vivan los novios!