• Síguenos en

  • Logo Produccion

    Yo soy Betty, la fea | Capítulo 127 | Nicolás, cerca de Ecomoda

    12 Ago 2019 21:57:1 | Redactado por: canalrcn.com

    Betty llega a Ecomoda y les anuncia a sus compañeras que Nicolás será el nuevo Vicepresidente Financiero.  

    Armando Mendoza y Beatriz cumplieron la cita que tenían en el juzgado para lograr la conciliación acordada. Al último momento, el juez acepta el trato siempre y cuando no vuelva a ocurrir ningún problema entre las partes o sino procederá a embargar Ecomoda.

    El abogado, José Ambrosio González, aprovecha que se encontró con Betty para darle una chocolatina y pedirle el favor de que se la entregue a Patricia, pues él jura que con eso ella lo llamará, ¿ocurrirá?

    Cuando Betty se iba a ir en compañía de Nicolás y de su papá, Armando Mendoza le pide le regale unos minutos para conversar sobre unos negocios de Ecomoda. Él le pide que no lo aleje de la empresa, pues asegura que tiene grandes proyectos que ayudarán a recuperar el capital.

    Además, dentro de las peticiones se encuentra que lo deje trabajar con Mario Calderón pues lo necesita para que los planes de negocio puedan funcionar.

    Más adelante, Patricia Fernández se da cuenta de que ‘el cuartel de las feas’ está en la portería de Ecomoda y por eso evitar bajarse del bus, pues no quiere que nadie se entere del medio de transporte al que le tocó recurrir.

    Como las amigas de Betty se demoraron en llegar al trabajo, Marcela aprovecha el reglamento interno para despedirlas; sin embargo, Betty llega y da la orden de que no pase nada con ellas hasta que no salga de la junta que tiene.

    Además, la nueva presidente aprovecha para presentar a Nicolás como el nuevo Vicepresidente Financiero, noticia que toma por sorpresa a Patricia.

    Finalmente, Armando le dice a Mario que Betty les permite regresar a trabajar dentro de las oficinas de Ecomoda, pero que no sabe cómo demostrarle que ahora es un hombre nuevo. Ante esto, Calderón le da algunos consejos que no le caen tan bien a Mendoza, ¿qué le dirá?