TodoGamersTodoGamers

Reseñas y Análisis
Need for Speed Heat

Need for Speed Heat es un tributo a la recordada saga Underground, pero le falta magia

Need for Speed Heat es un tributo a la recordada saga Underground, pero le falta magia

Need for Speed Heat es el sucesor natural de dos de los nombres más recordados de la saga: Need for Speed Underground 1 y 2.

25 Nov 2019 9:38Por: todogamers

Need for Speed Heat es el sucesor natural de dos de los nombres más recordados de la familia: Need for Speed Underground 1 y 2. Es un juego que cumple con ofrecer una experiencia de conducción gratificante, pero poco innovadora.

Con este título, Electronic Arts se aferró a sus mecánicas de antaño pero no se atrevió a introducir opciones diferentes a lo ya visto en el género. La acción transcurre en una ciudad inspirada en Miami, Palm City. Se pueden correr carreras tanto de día como de noche.

En el día, nuestro personaje puede ganar dinero en carreras legales. Con los botines logrados en las competencias oficiales, se pueden adquirir otros autos y mejoras. Por la noche, se pueden disputar carreras ilegales y la victoria nos da puntos de reputación, que también son necesarios para progresar en el juego.

Algo que llama la atención de este juego es que casi veinte años después del primer Underground, luce muy similar. Las calles siguen estando casi vacías (Palm City es una urbe fantasma, en verdad) y la dinámica sigue siendo la misma: hay unas misiones que debemos completar para ir avanzando en la historia principal, pero son irrelevantes la mayor parte del tiempo.

 Hay, por otro lado, numerosas carreras secundarias en las que puedes participar moviéndote de un punto al otro del mapa. Hay talleres donde puedes mejorar tu carro, parqueaderos y resguardos para pasar la noche. trampas de velocidad y poco más. Nada especial.

Una buena experiencia visual

Si hablamos de los gráficos, no están nada mal. Need for Speed Heat se ve impresionante si aprovechas su modo HDR. En las carreras nocturnas y bajo la lluvia, la experiencia visual es gratificante: las luces, sombras, reflejos del agua, el neón y otros detalles propios de la noche, lucen espléndidos. De día, por otro lado, las animaciones sorprenden menos y se ajustan al estándar de la industria.

Las opciones de personalización de los carros son variadas y numerosas. En este aspecto, Need for Speed Heat no se queda atrás de lo ofrecido por otros títulos de la franquicia.

Se pueden cambiar muchas piezas del carro: el alerón trasero, la carrocería, la pintura, los 'bumpers', la caja de cambios, los amortiguadores, los neumáticos, el óxido nitroso, entre otros.

Los 5 mejores juegos de la historia de Xbox

Por supuesto hay gran variedad de carros. La lista llega a casi 130 modelos de marcas como Ford, Ferrari, Mclaren, Nissan, Chevrolet, BMW, Dodge, Infiniti, Lamborghini, Mazda, Lotus, Mercerdes, Volvo, Volskwagen, entre otros.

Lo reprochable del juego empieza cuando se trata de la conducción.

Es un juego arcade, pero para novatos

No esperaba mucho de Need for Speed. Hace unos años, la franquicia se ha ido alejando de esos títulos que ofrecían una experiencia más cercana a la simulación. Lindos los tiempos aquellos en que Need for Speed Porsche trataba de desafiarnos con una mezcla entre el arcade y la simulación. Ahora Need for Speed es un arcade sin mayores pretensiones. 

Y eso no está mal, pero tiene detalles que facilitan las carreras en exceso. El ejemplo más claro es cuando te pasas de velocidad y caes al agua. ¿Qué esperas que ocurra cuando caes al mar o a un lago? Pues que retornes a pista en último lugar. Pero en Need for Speed Heat no ocurre eso: caes el agua y retornas a pista de inmediato sin haber perdido ni un segundo de tiempo. 

Vas a toda velocidad y te estrellas contra un automóvil de algún ciudadano, ¿qué cabe esperar? Que pierdas la carrera inevitablemente. Pero no, en Need for Speed Heat tu carro rebota como si fuera de goma, pierdes un par de segundos y puedes retomar la marcha.

No he logrado determinar si los golpes generan algún tipo de daño perceptible: al parecer no. Te puedes ir ancho en todas las curvas, tumbar árboles, postes y hasta muros de piedra como si estos fueran de papel. Sí, te van a frenar un poco, pero no lo suficiente como para molestar.

Y después está la inteligencia artificial. He jugado Need for Speed Heat en el máximo nivel (difícil).

He percibido un comportamiento curioso en mis rivales: si no logro adelantar al líder en las primeras curvas, después es prácticamente imposible alcanzarlo. Pero si logro sobrepasarlo en los primeros metros la victoria es fácil de lograr (de no cometer errores groseros durante la carrera, claro está).

Aquel es un fenómeno recurrente en este tipo de juegos y Need for Speed Heat no es la excepción.

Entonces ya lo sabes: si quieres incrementar sus opciones de ganar en Need for Speed, adelanta al líder lo más rápido posible.

PS5 versus Xbox Scarlett: esto es lo que traerán

La diferencia entre el asfalto mojado y el seco no es notoria. La mayoría de automóviles se conducen de forma similar. Sientes cierta diferencia cuando el carro que tienes en tu poder es de altísimo caballaje.

Un detalle que resulta interesante y atractivo es que algunos aspectos de la configuración técnica del carro se pueden cambiar sobre la marcha.

Se puede modificar el grado de sensibilidad del timón y hasta se puede ajustar el grado de carga aerodinámica.

¿Cómo afecta la carga aerodinámica (o downforce)? Si elegimos un grado bajo, se alcanza mayor velocidad en las rectas pero se pierde agarre en las curvas y si se opta por una carga alta, se mejora el agarre en las partes lentas y se pierde tiempo en los tramos de alta velocidad.

También se puede activar o desactivar el control de tracción en cualquier momento.

Es un detalle llamativo. Lo malo es que la diferencia entre tener carga aerodinámica baja o alta es muy poca. Lo que sí se siente es la diferencia entre tener control de tracción o no. 

¿Y el óxido nitroso? Marca diferencia, pero en el Need for Speed Underground 2 y en otros títulos anteriores causaba mayor sensación de velocidad y pérdida momentánea de control.

En ocasiones nos persigue la policía. Al igual que en los títulos de antaño, hay grados de 'acoso'. Si llegas al máximo, puede ser complejo escabullirse y puede tomar muchos minutos. Sin embargo, en general es sencillo escaparse. Solo es cuestión de frenar en el momento correcto o girar por una calle de forma intempestiva y listo: te liberas de las autoridades. 

Estos policías te pueden perseguir durante las carreras nocturas, lo que le da un toque de emoción a las competencias y aumenta tu 'Heat', que es un multiplicador que incrementa tus puntos de reputación.

He leído y escuchado a otros jugadores quejarse de los controles. En lo personal, los encuentro fáciles de usar. Con el joystick del PlayStation 4 se logra girar con bastante precisión. Hay algunos efectos de vibración, pero nada del otro mundo.

El mapa se asemeja a lo que ya hemos visto antes en otros juegos de Need for Speed y en Forza Horizon. Lo abres, te muestra los puntos donde hay carreras u otro tipo de eventos, y puedes trazar una ruta hasta tu destino.

Podemos elegir varios personajes, todos con un 'look' propio de Miami o de Puerto Rico. Es decir, todos se ven como reggatoneros. Y la música sigue esa misma línea 'reggaetonera'.

La experiencia multijugador no está mal, pero la comunidad es muy reducida. No hay un 'lag' signficativo ni se me cayó en muchas ocasiones, pero si el juego tuviera más adeptos, sería más divertido.

¿Para quién es este juego?

Elige Need for Speed Heat si te gustan los juegos de carreras arcade. Si recuerdas a Need for Speed Underground con cariño, Heat te gustará porque se siente casi como un 'remake' (pero no he visto los 'piques' y las carreras de derrapes, para mi pesar).

Si buscas un juego con una apuesta variada de opciones o un mayor grado de realismo, es preferible que adquieras un título como Forza Horizon 3 o 4, de Xbox One y PC.

Si buscas algo más inclinado hacía la simulación, busca títulos como F1 2019, Gran Turismo o Forza Motorsports 7. Y si eres un gran seguidor de los simuladores profesionales, ya debes saber que es mejor que optes por iRacing, Asseto Corsa, rFactor 2 o Project Cars 2. 

Need for Speed Heat es un título que va por la dirección correcta: se centra en las carreras y la experiencia visual que ofrece es buena, pero es muy simple y no innova en una fórmula que lleva en el mercado casi 20 años.

Está disponible para PlayStation 4, Xbox One y  Origin para PC.

 

 

Te puede interesar