Tendencias

No todo era fiesta: la “prisión” que vivían las ‘conejitas’ de Playboy

Conozca los duros relatos de algunas mujeres que estuvieron en la mansión de Hugh Hefner.

07 Sep 2021 12:35:25Por: SuperTrending
Playboy

PlayBoy

Ver, leer y escuchar sobre la Mansión PlayBoy generaba envidia. Parecía una vida perfecta, aunque estereotipada. Las mujeres más hermosas del planeta se reunían en un mismo lugar para modelar y pasarla de fiesta en fiesta, bajo la atenta mirada del “Gran Hermano” Hugh Hefner, dueño de esta fraternidad.

Le puede interesar: El Tino Asprilla viajó a Miami a “ponerle orden” a la mansión Playboy.

La casa del fallecido Hugh Hefner contaba con todo tipo de lujos como piscina, salones recreativos y hasta un zoológico. Algunos de los grandes personajes con gran poder adquisitivo visitaban este lugar por la espectacularidad de las fiestas.

Sin embargo, ha salido a la luz pública una cantidad de reglas y restricciones a las que se veían sometidas las novias de Hefner y las ‘conejitas’ públicas, quienes eran invitadas a residir en la mansión.

También lea: Revelan las causas de la muerte de Hugh Hefner.

Carla Howe, una de las ‘conejitas’, reveló que había impuesto un toque de queda que comenzaba a las 9 de la noche. Además, contó que había prohibición de invitar a cualquier tipo de visitante que fuera hombre.

"Había tres mesas de comedor. En una habitación estaba la mesa superior de 'Hef' donde todos querían sentarse, luego estaba la mesa familiar, que es la segunda mejor opción. Pero en otra habitación al lado de la cocina estaba la mesa para los invitados más humildes, los don nadie y las chicas que lo han molestado", contó Howe.

Además: La conejita Playboy que compró un equipo de fútbol en Chile.

Por otro lado, una ‘conejita’ llamada “St. James” contó que Hefner les daba dinero a modo de premio y por comportamiento había algunas que se podían ganar más que otras mujeres en la casa.

Entre tanto, Karissa y Kristina Shannon dijeron en una entrevista con Los Ángeles Times, que no podían tener pareja y si en algún momento decidían irse de la mansión “no se podía regresar”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies