Tendencias

¡Desgarrador! Voces de algunos sobrevivientes al atentado contra las Torres Gemelas

"Cuando estás viendo el ataque más grande en la historia de Estados Unidos, no hay forma para borrarlo", afirma Wendy, una de las sobrevivientes.

11 Sep 2021 12:04:58Por: SuperTrending
Voces de los sobrevivientes al atentado contra las Torres Gemelas

Voces de los sobrevivientes al atentado contra las Torres Gemelas/ Getty Images

En la mañana del 11 se septiembre, la vida de millones de personas se partió en dos tras el crudo atentado que se dio contra las torres gemelas, en 2001. Calamidad que hoy cumple 20 años en que más de 2.600 personas perdieron su vida y 24 desaparecieron.

También hubo personas que sobrevivieron para la historia al terrible accidente, entre ellas Jeanette Gutiérrez, una trabajadora del edificio American Express, conocido como el Three World Financial Center. La oficinista relató para un medio nacional que llegó a las 7:30 a. m. a trabajar.

Lee también: Después de la tormenta llega la calma: así luce el lugar de las Torres Gemelas

Otro de los casos lo protagoniza Wendy Lanski, quien al rededor de las 8 de la mañana se acercaba a su puesto de trabajo en el piso 29 de la Torre Norte del World Trade Center, donde trabajó con normalidad por casi 45 minutos.

Fue entonces cuando la detonación de uno de los aviones irrumpió la tranquilidad de su oficina y de los allí presentes. Todo paso de tranquilidad a caos en cuestión de segundos y el miedo empezó a apoderarse de las personas al ver como el edificio temblaba tras el estruendo.

Jeanette también recuerda el impacto de lo sucedido: “no fue un sonido rápido. Fue bastante largo. Sentí una vibración, no en mi escritorio ni mi silla ni como un terremoto. Lo sentí dentro de mí, como cuando el bajo de la música está encendido”.

Fue entonces cuando el caos comenzó, medio de comunicación comenzaron a registrar el hecho, que en comienzo se protagonizaba por una nube de humo negro en la parte superior de la torre, misma que evidenció Jeanette al asomarse y mirar hacia arriba por una de las ventanas y darse cuentas que habían muertos al otro lado de la calle.

Puedes leer: El desgarrador relato de un colombiano que trabajó como bombero voluntario el 9-11

En comienzo les hicieron creer que se trataba de un accidente aéreo de un avión producto de un piloto que al parecer había perdido el control de su nave. Sin embargo, segundos después la teoría se hizo cenizas cuando el segundo estrelló contra la Torre Sur.

“No hubo ninguna dirección. No hubo nadie para decirnos: ‘Oye, deberías irte o bajar las escaleras’. No hubo alarma o sonido de alerta. Éramos solo un grupo de personas en una oficina sintiendo ese momento y sin saber qué hacer”, recuerda Wendy.

Para ese momento el rostro de las personas dentro y el caos que se define dentro del edifico lo define Wendy como la experiencia más cercana al fin del mundo, ya que todo parecía acabar. Estados Unidos y gran parte del mundo se detuvo a ver lo que pasaba, las líneas del 911 colapsaron y nadie entendía el por qué.

“Estar en el 11S y darte cuenta de que alguien intentó asesinarte es complicado. Nosotros no éramos parte del gobierno, ni del ejército ni de ninguna organización política; éramos trabajadores”, afirma Jeanette Gutiérrez, quien no entendía las motivaciones para recibir un atentado.

Te puede interesar: Así puede seguir en vivo las ceremonias en conmemoración del 11-S en EE. UU.

Fue entonces cuando Gail, hermana de Jeanette empezó a comunicarse con ella para ponerla al tanto de la situación ya que ella trabajaba para el gobierno. Le aconsejó que saliera de inmediato del lugar pero las ordenes de los altavoces era permanecer en sus puestos “tenía sentido porque todo el caos estaba afuera”. Pero su hermana insistió al igual que su familia en Puerto Rico y un primo en Pensilvania que la llamaron y le gritaron que debía salir de ese lugar. Ahí reafirmó su decisión.

“Si hay alguien en el mundo que me conoce mejor que mi madre, es mi hermana. Me convenció diciéndome: ‘¿Por qué no nos reunimos y nos vamos juntas para la casa?’. Y aunque no sentía miedo porque no sabía muy bien lo que pasaba, pensé que era una buena idea.

Wendy por su parte, siguió el impulso de sus compañeros por salir del lugar “decidimos bajar los 29 pisos, pese a que no era muy claro lo que pasaba". Recuerda también que para ella no habpia caos todavía, ya que la gente decendia por las escaleras de emergencia de manera tranquila y ordenada, porque no dimensionaban la gravedad del caso al no saber lo que realmente ocurría.

Cuando llegó al lobby o vestíbulo que conectaba a ambas torres fue cuando todos sintieron el verdadero terror había gente gritando que era terrorismo. Supimos que estábamos siendo atacados. Todo estaba destruido: vidrios, mármol, cristales rotos. Mi primer pensamiento fue cómo alejarme de esto que estaba sucediendo”, recuerda Wendy.

Ambas mujeres compartieron la experiencia del lobby y los gritos que acompañaban tras salir de las torres: "no miren hacia arriba, cúbranse las cabezas’”. Pero eso fue imposible, se giró y subió su mirada. Se pasmó por unos segundos. Era algo dantesco. “Vimos ambas torres cubiertas en llamas. Vimos gente saltando de los edificios. Es algo que aún, 20 años después, no puedo describir”, rememoran.

Te puede interesar: Caída de las Torres Gemelas: Así 'Los Simpson' predijeron el suceso

El desplome de las torres: caos total

A las 9:59 de la mañana la torre sur se estaba desplomando, por lo que Wendy quien se resguardo en un edificio cercano para llamar a sus familiares tuvo que volver a evacuar tras la alarma y en su instinto de supervivencia correr lo que más pudiera para alejarse del lugar "pensé que si podía llegar al agua por el lado de la estatua de la Libertad, quizás podría nadar o ser rescatada”.

Por su parte Jeanette logró caminar y encontrarse con su hermana: “cuando la vi, la abracé. Pensé que no la iba a encontrar en medio de tanta gente.

Wendy sufrió más ya que tras la corrida y nubes de polvo se asfixió por que sufre de asma “Auxilio, necesito un inhalador, lo necesito para respirar”, gritó en la calle. Como si se tratara de un milagro, un hombre le entregó uno. “Tomé un par de bocanadas y lo devolví. Después, un señor se quitó su corbata y me la dio para taparme la boca”.

Tras llegar al agua, la torre norte también colapsó: “nos tumbamos en el suelo, boca abajo. Solo esperaba sobrevivir en medio de todos los escombros que caían" narra Wendy, quien por suerte, fue rescatada minutos después por unos ferris que iban rescatando gente en las calles.

Puede ser de tu interés: 11S: Miami se prepara para conmemorar el 20 aniversario del atentado

“Cuando ves a gente muriendo, cuando corres por tu vida, cuando estás viendo el ataque más grande en la historia de Estados Unidos y estás ahí, no hay forma para borrarlo. Aprendes a vivir con eso” añade Wendy.

“El miércoles (12 de septiembre) me desperté con miedo de estar en la calle, en mi casa, en el trabajo. No sabía qué hacer. Ver las noticias y saber que estaba ahí me estremecía”, dice Jeanette.

Lo que tuvieron que vivir y las historias de los amigos que perdieron en la tragedia fueron impactantes, las secuelas aún las acompañan y más para ese momento donde Wendy no durmió durante tres días seguidos y Jeanette no pudo hablar del tema durante nueve años

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies