Salud y Vida

Entierros nocturnos, la triste realidad del cementerio más grande de Sudamérica

Se tuvo que contratar más personal para atender la demanda, fueron autorizadas jornadas nocturnas y cada día se abren 600 fosas.

Cementerio Sao Paulo

Cementerio de Sao Paulo. / AFP

16 Abr 2021 09:14:44Por: SuperTrending

Por más de 30 años, los sepultureros más antiguos del mayor cementerio de Sao Paulo aseguran que si han hecho 10 entierros nocturnos, es mucho. Pero desde que se agravó la segunda ola de la pandemia en Brasil, esa excepción se transformó en regla.

El aumento sin precedentes de casos y muertes en Sao Paulo en los últimos meses obligó a la alcaldía de la ciudad más rica y poblada del país a adaptar su plan funerario para evitar un colapso. Se contrató más personal y vehículos para atender la demanda, fueron autorizadas jornadas nocturnas en cuatro de los 22 cementerios municipales, donde cada día se abren 600 fosas. 

Mira acá: Modelo argentina fingió ser trabajadora de la salud para vacunarse contra el coronavirus

Uno de estos es el Vila Formosa, el más grande de Brasil y de América Latina, y una de las postales del costo letal de la pandemia en Brasil, donde ya fallecieron más de 360.000 personas por covid-19. 

Cuando anochece ocurre el cambio de guardia y se encienden las dos enormes lámparas alimentadas por generadores que iluminan las tumbas e impregnan el lugar de olor a diésel. Es el inicio del otoño y en este camposanto arborizado en la periferia de Sao Paulo la temperatura ronda los 16 grados.

Ocho sepultureros vestidos con overoles blancos, mascarillas y guantes llegan en dos camionetas. Bajan y se forman en círculo alrededor de las fosas, manos atrás del cuerpo, cabeza gacha; en señal de respeto guardan un minuto de silencio. En seguida, van por las palas y cargan el primer fallecido de la noche.

Lee también: Covid-19: personas que se reinfecten tendrían síntomas más fuertes

"¿No hay familiares?", pregunta uno. "No. Puede enterrar", responde otro con los documentos del difunto en mano.

En mayo de 2020, durante la primera ola de la pandemia, el camposanto incorporó tres excavadoras para abrir 60 fosas por día. Ahora, son seis máquinas cavando 200 fosas por día. 

También contrataron unas 50 furgonetas para cargar cuerpos, porque los carros fúnebres no daban abasto. La alcaldía niega que vehículos de transporte escolar formen parte de esta flota, versión que circuló ampliamente en los medios locales. 

Mira acá: Colombia contra el covid-19: ya van 3.455.084 de vacunas aplicadas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies