Deportes RCN

La carta de amor que escribió un ciclista tras ser expulsado por regalar una caramañola

El suizo Michael Schär (AG2R Citroën) quedó descalificado del Tour de Flandes y decidió expresar su pena mandándole una misiva a la UCI.

Michael Schär

Michael Schär, ciclista suizo. / AFP

06 Abr 2021 19:19:17Por: SuperTrending

Michael Schär fue uno de los tres ciclistas que resultaron expulsados el pasado domingo del Tour de Flandes. Otto Vergaerde y Yevgeniy Fedorov, salieron descalificados por comportamiento peligroso, mientras que el ciclista suizo del AG2R Citroën quedó descalificado por regalar un bidón (o caramañola) fuera de la zona de abastecimiento.

El reglamento de la Unión Ciclista Internacional (UCI), adoptado a principios de febrero, prohíbe desde el 1 de abril este gesto tradicional de los ciclistas de librarse de este termo.

Mira acá: Tres ciclistas expulsados en el Tour de Flandes por comportamientos antirreglamentarios

En las carreras de un día, la sanción prevé la exclusión del ciclista en cuestión. En las pruebas por etapas, la primera infracción es sancionada con 30 segundos de penalización, la segunda con dos minutos y la tercera con la exclusión.

Por este motivo, Michael Schär decidió escribirle una carta de ‘amor’ a la Unión Ciclista Internacional titulada: "Querida UCI: Por qué los niños empiezan en el ciclismo”.

Lee también: La UCI pide sancionar a compañero de Nairo por “conducta peligrosa”

Lo recuerdo como si fuera ayer. Mis padres me llevaron a mi hermana y a mí al Tour de Francia de 1997 en el Jura. Fuimos hacia el recorrido y esperamos durante horas en medio de la multitud. Finalmente la caravana publicitaria llegó y cogimos algunas golosinas.

Después llegaron las primera motos de policía y el helicóptero estaba sobre nosotros. Esa atmósfera electrizante del pelotón acercándose fue para mí un cambio en mi vida. Quedé impresionado por la velocidad y la facilidad con la que estos corredores podían rodar en bicicleta. No quería nada más en mi vida que convertirme en ciclista profesional. Desde ese momento quise cumplir ese sueño.

Además de lo vivido, recibí un bidón por parte de un ciclista profesional. Esta pequeña pieza de plástico hizo que mi adicción al ciclismo fuera completa. De vuelta a casa ese bidón me recordaría cada día cuál era mi sueño. Rodé con mi bidón amarillo del equipo Polit todos los días lleno de orgullo. Todos los días.

Ahora soy uno de esos profesionales que compite delante de los espectadores felices. Durante los momentos tranquilos de la etapa siempre guardo mi bidón vacío hasta que veo niños cerca de la carretera. Entonces se lo tiro donde puedan cogerlo de forma segura. Hace dos años le di un bidón a una niña que estaba cerca de la carretera. Sus padres me dijeron que la niña no solo estaba contenta por el bidón para ese día. Ella aún habla de ese bidón. Y quizá algún día ella sea ciclista.

Lee también aquí: Entre los más altos: tres colombianos en el Top-20 de los ciclistas mejor pagados del mundo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies