gente

Así se veía Yaneth Waldman hace 24 años

La reconocida actriz de 56 años luce el pelo crespo y suelto y una pinta noventera en una foto que compartió en su cuenta de Instagram.

6 Jul 2018 12:14Por: canalrcn.com
Foto de Yaneth Waldman a los 32 años

Yaneth Waldman.

Yaneth Waldman mostró cómo era a los 32 años mediante una foto que publicó en su cuenta de Instagram.

En la imagen, la reconocida actriz de 56 años luce el pelo crespo y suelto, una pinta noventera y sonríe.

Según la presentadora, la instantánea fue tomada en 1994, cuando trabajaba para el programa Exitosos con Pacheco.

“Mi #tbt de hoy está fantabuloso, ese cresperééé es natural. Amoooooooooooo. Era 1994, hacía un programa que se llamaba Exitosos con Pacheco”, escribió Yaneth junto a la foto.

Mira también: Así fue la boda de la presentadora Yaneth Waldman con Claudio Pierri.

Muchos de sus seguidores la halagaron por su evidente belleza en ese entonces y ahora. Igualmente, varios estuvieron de acuerdo con que ella se parecía a la comediante Alejandra Azcárate.

“Muy hermosa, sigues con tu esencia”, “La que es linda, es linda ayer, hoy y mañana. Siempre con esa sonrisa maravillosa” y “Ahí tienes un parecido a Alejandra Azcárate”, fueron algunos de los comentarios que le hicieron a Yaneth.

Te recomendamos ver: Nana de Yaneth Waldman revela los secretos de infancia de la presentadora.

¿Se han preguntado quiénes son sus amigas? Uno no puede estar rodeado de gente que ejerza el nefasto poder de la intimidación basado en el yugo psicológico de una moralidad subjetiva. ¿Quién dijo que con ellas uno tiene que quedar bien? Entre las verdaderas las apariencias no existen ya que son las debilidades las que generan esa hiedra emocional inquebrantable. Las mías son pocas, de hecho cada vez menos porque he aprendido a alejarme de quienes me han desilusionado y a quienes he herido. No se me da eso de pasar la página, cuando me defraudan la arranco. En mi pequeño círculo cuento con mujeres que saben debatir, respetar el criterio ajeno, recibir la crítica sin resentimiento, fascinantes, inteligentes, capaces de reírse de ellas mismas, trabajadoras, amorosas, habitantes de sus planetas propios, con opiniones diversas frente a todos los temas, inestables emocionalmente, talentosas, auténticas y sobre todo leales. No quiero cerca mujeres que pretendan ser referentes porque constaté que en silencio pagan un alto precio con sabor a frustración, no me interesan las vanidosas esclavas de la estética, las chismosas sin vida propia, las inseguras que buscan aprobación, las sumisas que justifican su condición, las que juegan a la casita ideal, las susceptibles, las aburridas que simulan ser felices, las pacatas pudorosas, ni mucho menos las cobardes. La amistad se basa en la empatía y eso a su vez se convierte en el reflejo de uno mismo. Somos lo que nos rodea. En mi combo nos hacemos ver los errores desde el análisis y no desde el juicio, nos divertimos con nuestras osadías, somos insolentes, nos patrocinamos los atrevimientos, guardamos secretos, somos alérgicas a los convencionalismos, no pretendemos encajar en el deber ser, nos enfiestamos, lloramos, viajamos, nos convertimos en un bloque de apoyo en los duros episodios y en una folclórica comitiva ante los éxitos, le damos prioridad a nuestros encuentros, nos agarramos con altura y nos perdonamos sin bajeza, pero sobre todo no nos engañamos. Cuando no hay libertad a la hora de ser, no hay nada que hacer. A las mías: Desde que seamos un modelo a no seguir, continuaremos juntas por el buen camino.

Una publicación compartida por ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) el

¡Ponte al día en noticias de entretenimiento, farándula, música, moda, cine, televisión, famosos y mucho más! Síguenos en FacebookInstagram y Twitter como @CanalRCN y no olvides comentar y compartir usando nuestro HT #SuperLike

Te puede interesar