Nicolás Quintero

Eduardo Pérez

Guapo, atlético, es futbolero y amigo de sudar hasta la última gota trotando o montando cicla. Su vida privada no es conocida por todos y así como se reserva lo que está sintiendo o pensando, se reserva todo lo que le confían. Buen amigo y solidario.

En la universidad, Nicolás se desentendió de la vida familiar. Fue una época de mucha rumba y mucho estudio; y en medio de todo apareció Laura, un par de años mayor que él, bella y sobre todo interesante.

Nicolás es un muchacho sensible, pensante, que se cuestiona las cosas y por sobre todo, tiene un profundo sentido de la responsabilidad y una ética, que lo obligan a actuar siempre de la mejor manera. Aunque no es para nada mojigato ni conservador.