• Síguenos en

  • Logo Produccion

    Una bala perdida por poco y acaba con la vida del actor Andrés Torres

    2019-07-11 16:34:38 | Redactado por: canalrcn.com

    La vida del actor de ‘Lady, la vendedora de rosas’, estuvo marcada por la violencia que se vivía en las calles de Medellín.

    A Andrés Torres tendremos la fortuna de verlo en las noches de Nuestra Tele con Lady, la vendedora de rosas. Hizo el casting para el personaje Treinta y Ocho, el padrastro de Lady, pero no tenía el perfil que querían los directores y al enamorarlos con su talento, se quedó con el personaje de Fabián, el primer amor de Lady Tabares.

    Un hombre idealista, que desde pequeño se dedicó a ser sicario, pero que busca transformar su vida y así llegar a formar un hogar con Lady. Es detallista y fiel, aunque también maneja un carácter fuerte y puede cambiar radicalmente su estado de ánimo.

    Te podría interesar: ¿Qué necesitas para ser un buen jefe? 5 recomendaciones para lograrlo

    Andrés Torres logró representar el papel de Fabián en la vida de la verdadera Lady Tabares. Aunque no tuvo la fortuna de conocerla, recuerda que la preparación de este personaje no fue tan ajena, pues le hizo devolverse varios años atrás, donde revivió los momentos de su juventud, cuando a la edad de 15 años fue víctima de una bala perdida.

    Salió de su casa y sin darse cuenta, se encontraba en medio de una balacera, razón por la cual recibió un disparo que le atravesó todo su aparato digestivo. Los médicos revelaron que fue un milagro su recuperación, pues varios órganos se vieron comprometidos y quienes lo atendieron no eran optimistas con su evolución.

    No dejes de leer: ¡Emprendedora! El nuevo trabajo de la actriz Manuela González

    Agradece a Dios la nueva oportunidad de vivir y el cambio que recibió en su vida, pues se consagró como un actor talentoso que logró construir un hogar al lado de la presentadora Camila Rincón, con quien ya tiene un hijo y está a la espera del segundo.

    ¡No te pierdas la entrevista completa aquí!