• Síguenos en

  • Logo Produccion

    El Chavo del 8 | Capítulos | Las Fiestas Patrias

    2019-09-16 14:53:39 | Redactado por: canalrcn.com

    Don Ramón aprovecha las Fiestas Patrias para comenzar a vender su mercancía, entre sus clientes están los niños de la vecindad.

    Don Ramón aprovecha el inicio de las Fiestas Patrias para vender mercancía para la ocasión. La Chilindrina no puede evitar ver la mercancía de su papá y le pide que le regale un globo y comienza a presumirlo en el patio de la vecindad.

    El chavo llega jugando con su avioncito de madera y se fija en el globo de la pequeña, pero ella no se lo presta. El niño le expresa que prefiere jugar con su avión por varias razones, pero la Chilindrina comienza a hacer ruidos que terminan molestándolo y por eso decide explotarle el globo.

    La niña se va del lugar llorando y el chavo continúa jugando con su humilde avioncito. Por su parte, Kiko decide presumir su avión bastante completo delante del niño con el fin de darle envidia, pero el chavo decide dejar a un lado su juguete para tomar la pelota de Kiko.

    Cuando el pequeño ve que el chavo toma su pelota deja el avión en el suelo y se la quita y para desquitarse, el chavo pisa fuertemente el juguete de Kiko, dejándolo inservible.

    Don Ramón ve cuando el chavo le daña el juguete a Kiko y trata de reprenderlo, pero en ese momento sale Doña Florinda y piensa que fue él quien lo dañó y le da una fuerte cachetada.

    La Chilindrina le pide un nuevo globo a su papá y él se lo da. Don Ramón se fija que el chavo queda antojado y le regala una bolsita de confeti.

    Al ver a la niña con un globo, Kiko decide comprarse dos, pero en ese momento llega el chavo presumiendo su bolsita de confeti y el niño decide comprarse dos de gran tamaño. En ese momento todo se vuelve una cadena para presumir sus cosas y la Chilindrina muestra su paleta, por esto, Kiko también se compra una pero más grande.

    El chavo no se aguanta y decide untar su paleta con muchísimo confeti para que no se la pueda comer.

     Finalmente, los niños comienzan a contar chistes para que al momento de que alguno se ría le tiren confeti en la boca.