• Síguenos en

  • Logo Produccion

    El Chavo del 8 | Capítulos | La mascota de Doña Clotilde

    2019-05-15 11:19:09 | Redactado por: canalrcn.com

    La mascota de Doña Clotilde asusta a los niños de la vecindad con el terrorífico nombre que su dueña le puso.

    Doña Florinda va a la casa de Doña Clotilde a reclamarle porque el perro de su vecina entró a su casa e hizo muchos desastres. Doña Clotilde se enojó mucho con su vecina y la llamó "vieja chancluda".

    Doña Clotilde de inmediato salió a buscar a su perro, el cual se llama ‘Satanás’. Los niños se asustan demasiado al escuchar a la señora llamar con voz muy fuerte al animal, al punto de que a El Chavo le da la garrotera; Quico y la Chilindrina quedaron casi sin aliento.

    Doña Florinda y Don Ramón salieron para ver a sus hijos. Quico le dijo a su mamá que “está invocando al diablo”, ella pensó que era Don Ramón quien estaba asustando a los niños, por lo que le dio una cachetada.

    El profesor Jirafales llegó a la vecindad cuando la Chilindrina tomó un poco de agua para echársela a El Chavo. La niña mojó al maestro, él se enojó y le reclamó a la niña por lo que hizo.

    La Chilindrina se sigue aprovechando de su equivocación para seguir mojando a las diferentes personas en la vecindad, hasta que Quico quiso darle una lección por haberlo mojarlo.

    A El Chavo le sigue dando la garrotera por los sustos que le producen los gritos de Doña Clotilde. La mujer sigue buscando a su perrito ‘Satanás’; se acerca a El Chavo para preguntarle, pero este no le respondió, pues está paralizado.

    Cuando le quitaron la garrotera a El Chavo, junto a Quico los niños quisieron explicarle al profesor Jirafales el porqué de su preocupación sobre que Doña Clotilde es una bruja.

    Don Ramón encontró al perrito de Doña Clotilde en la calle, él muy amablemente llevó a ‘Satanás’ a la vecindad para que Doña Clotilde recupere a su perro.

    La mascota de Doña Clotilde, al ser un cachorro, sigue escapando de casa para ir a jugar, así que ella sale a buscarlo, nombrando su nombre y los niños se siguen asustando.