• Síguenos en

  • Logo Produccion

    El Chavo del 8 | Capítulos | Don Barriga le da trabajo a Don Ramón

    2019-09-09 15:33:52 | Redactado por: canalrcn.com

    Al ver que no tenía el dinero de la renta, el hombre le ofrece un empleo para saldar la deuda.

    El Señor Barriga llega a la vecindad y, como es costumbre, es recibido con un fuerte golpe por parte del chavo. El hombre no le pone cuidado a aquel acontecimiento y le pregunta al niño si Don Ramón se encuentra en su casa para cobrarle la renta.

    Al ver que el hombre no tiene el dinero, el señor Barriga le ofrece un empleo temporal: arreglar unas paredes de la vecindad y el hombre accede. Doña Florinda escucha la conversación y le pide al hombre si le puede arreglar la fachada de su casa y Don Ramón hace un chiste de mal gusto.

    Más tarde, Don Ramón se dispone a verificar qué tan dañadas están las paredes para negociar con el señor Barriga sobre los meses de renta que le descontará a su deuda. El hombre logra convencerlo de que por cada metro cuadrado que arregle le descuente un mes de renta.

    Inmediatamente Don Ramón inicia a medir los daños, pero es interrumpido por el chavo, quien quiere saber qué está haciendo el hombre.

    Don Ramón aprovecha la presencia del chavo para pedirle ayuda, pero el niño no sabe cómo medir con un metro.

    Más adelante, quien llega a molestarlo es Kiko, quien comienza a jugar con su pelota al lado de él. Don Ramón pierde la cordura y le quita la pelota para lanzarla muy lejos, sin pensar que terminaría pegándole a Doña Florinda.

    Al pasar las horas, Don Ramón avanza en el arreglo de las paredes de la vecindad y nuevamente es interrumpido por el chavo. Para tenerlo entretenido, el hombre le ofrece un vaso de leche al niño si le trae uno a él.

    Al volver, el niño no encuentra a Don Ramón y decide tomarse el vaso de leche que le traía a él. Al ver que ya no quedaba nada, el niño decide llenarla de cemento blanco, pues el hombre momentos atrás le había dicho que también era leche, pero de burra.

    Más tarde, llega Don Ramón y se toma el vaso que el chavo llenó de cemento blanco lo cual genera furia en el hombre.

    Finalmente, los niños aprovechan el enojo de Don Ramón para jugar con los utensilios de trabajo y hacen un desastre.