Cuatro Caminos – Capítulo 15 de septiembre | Lazos de venganza

Benavidez, Rosa y Nicolás, un pequeño de cuatro años de edad, fueron víctimas de un atentado el 2 de abril de 2019 en un barrio del sur de Bogotá.

¿Quién estará detrás de esta historia de dolor y tragedia? La periodista de Cuatro Caminos, Alejandra Rodríguez, la reconstruyó y encontró a más de un lobo vestido de oveja.

“Yo volteo lentamente a mirar, cuando veo a una persona que le está disparando a Benavides hacia la cabeza”, dijo Rosa.

Benavides, padre del menor, aseguró: “lo que hago es levantarme con el niño, lo veo lavado en sangre, lo movía, no reaccionaba”, y confirmó que reconoció a la persona que atentó contra él y su pequeño hijo, y añadió que su rostro le era muy familiar. ¿De quién se trataría?

El responsable de los hechos fue capturado poco tiempo después y llevado ante los estrados judiciales. Su captura sirvió para revelar el rumbo de esta historia.

Benavidez es expolicía y su hijo es fruto de su amor con Julieth Sánchez, una mujer que conoció hacia el 2012: ¡Un amor a prueba de todo! Hacia el 2013 él tuvo algunos problemas legales por portar un arma sin estar en horas de servicio, lo que lo llevo a pagar una condena de cinco años.

Estado en prisión, su pareja quedó embarazada, sin embargo, la distancia, la cárcel, la falta de dinero y otros factores abrieron un abismo entre esta pareja y llegó la separación. ¿Qué pasaría con el bebé?

El niño pasó a cuidados de la hermana de Benavidez y su esposo y, en el 2017, cuando salió de prisión, el hombre decidió darse una oportunidad en el amor con Rosa, quien también venía de una separación y una lucha por la custodia de su hijo de seis años.

El pasado 1 de abril un juez decidió que Nicolás se quedaría con Benavidez, su padre. Julieth aseguró que esta noticia le había caído como un balde de agua fría y que temía por su bebé.

Por otro lado, Alberto, expareja de Rosa, apareció para lanzar fuertes amenazas. “Él me golpeaba, me pegaba. En muchas ocasiones me puso un revolver en la cabeza diciéndome que, si no vivía con él, me mataba”, aseveró la mujer.

Un día después de la audiencia, cuando Benavides, Rosa y Nicolás pasaban por un sector del sur de Bogotá, un hombre que los acechaba, disparó.

Los tres resultaron heridos, peor la peor parte la llevó el menor. Una de las balas atravesó su cabeza y Nicolás solo luchaba por sobrevivir.

Esta historia de terror tuvo cinco disparos, dos sicarios y, la peor parte, la llevó un menor de edad. ¿Quién es el responsable?

Compartir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies