Capítulo 06 de enero – A la espera de que se haga justicia | Cuatro caminos

En este episodio de ‘Cuatro Caminos’ se narra la historia de un joven que murió en manos de un policía acusado por ser un supuesto ladrón.

El evento ocurrió el pasado 15 de junio del 2018 en la estación de Transmilenio de calle 142, en el norte de Bogotá, cuando el joven de 19 años de edad llamado Andrés Ortiz, en compañía de algunos amigos se colaron para tomar el transporte.

Una persona anunció a las autoridades y un policía emprendió la persecución hacia los jóvenes, en donde Andrés terminó muerto luego de un disparo del policía, quien luego de agravarlo no llamó a una ambulancia y solo lo movió del suelo.

Según declaraciones, el joven era un presunto ladrón; sin embargo, su familia salió a su defensa expresando y demostrando que era un simple estudiante de tercer semestre de contaduría de la Universidad Nacional y nada que ver con lo que lo estaban acusando.

Tras una larga investigación, el patrullero que declaró inocente no ejerce su labor y es juzgado por homicidio agravado.

Actualmente la investigación sigue en proceso y la familia espera que el camino de la justicia continué y el nombre de Andrés quede limpio.

Te puede interesar: Capítulo 30 de diciembre - “El pequeño Martín”, “segunda oportunidad” y “cita mortal” | Cuatro Caminos

Por otra parte, se mostró el caso de más de mil familias estafadas en Medellín a mano de la constructora ‘Invernorte’, quien robó su dinero y sus sueños de tener una vivienda propia.

Jorge Wilson Patiño Toro, es quien esta red estafadora y quien después de meses de denuncias sigue libre.

Las víctimas aún tienen la esperanza de que se haga justicia y al menos reciban una parte del dinero perdido.

Finalmente, llegó un valiente, el cabo Raúl Carreño que se hizo viral en redes sociales por hacer oraciones en la selva y alentar a los soldados a realizar bien su misión.

El subintendente se encuentra en el sur de Nariño hace 14 meses alejado de la civilización y de su familia combatiendo las operaciones de alias ‘Guacho’.

Pese a su gran labor, tiene un punto débil, su hija de ocho años, con quien quisiera estar cerca.

Compartir