Bienestar

Sexualidad: Disritmia o asincronía sexual

Valeria DeBotas nos explica qué es la disritmia, cómo tratarla y cómo lograr que la vida sexual no se vea afectada por la rutina.

18 Nov 2021 17:08Por: canalrcn.com

La disritmia, o asincronía sexual, es algo normal, que todos podemos llegar a vivir, sin saber que se trata de un problema común.

En términos de nuestra especialista, Valeria DeBotas, es cuando nuestra frecuencia sexual, es diferente a la de nuestra pareja.

Cuando estamos en la etapa de enamoramiento, estamos llenos de dopamina y la frecuencia sexual suele ser muy alta, sin embargo, al superar esta etapa, la persona que tenía un menor termostato vuelve a la normalidad, y su pareja se empieza a quejar.

Tener problemas en la frecuencia no es algo malo, sin embargo, se puede convertir en un problema, cuando se vuelve una constante.

Hay que entender que no solo importa la frecuencia, sino la calidad de las relaciones sexuales. Si eres una persona que tus últimas relaciones con tu pareja no han sido tan buenas, inconscientemente vas a empezar a evitar las relaciones y tendrás menos frecuencia.

Te recomendamos: Terapia para el alma: Autoestima y redes sociales

Otro factor que puede influir es el nivel de estrés. El aspecto clave es analizar la causa. La sexualidad no solo se da en la cama, sino que también se habla, se siente y se expresa.

Lo primero que debemos hacer, al detectar que padecemos de disritmia, es hablar con la pareja, ver si tiene que ver con la persona, o con la relación. Hay que ver de dónde viene, cuál es el detonante que ha hecho que la frecuencia sexual se baje.

El segundo punto es buscar un término medio. Muchas veces la frecuencia sexual puede estar demasiado alta, tiene que ver con una hiperdemanda de la pareja. Muchas veces quiere decir que esta persona está ansiosa y su forma de calmar la ansiedad es a través del sexo. Hay que llegar a un punto intermedio en el que las personas se sientan cómodas.

El deseo sexual espontáneo es un mito. Se da en la fase de enamoramiento, pero con el pasar del tiempo, el deseo sexual hay que cultivarlo, porque va bajando, y es normal.

Cambiar de posturas, cambiar de lugar, juegos de roles, y averiguar qué son las cosas que están fallando. Muchas veces la frecuencia sexual se baja porque uno de los dos solo quiere sexo y el otro quiere caricias, masajes, besos.

No dejes de ver: Sexualidad: Pruebas de embarazo