• Síguenos en

  • Logo Produccion

    Bajo la Mira – Capítulo 18 de agosto | ‘Las Matronas’: el hogar del microtráfico

    2019-08-18 22:03:02 | Redactado por: canalrcn.com

    ‘Las Matronas’ trabajaban en casas que no despertaban sospecha y estaban al mando de mujeres que se hacían pasar por amas de casa

    El enemigo número 1 de las autoridades hoy en día es el microtráfico, un delito que genera menos ruido que la delincuencia común, porque se basa en un intercambio de dinero por pequeñas cantidades de droga. Detrás de esa mínima porción se esconde uno de los males más grandes de la actualidad: el consumo recreativo que casi siempre termina en adicción.

    La actividad delictiva que desarrollaba esta organización tenía centro de operación en los barrios ‘Las Mercedes’ y ‘San Blas’, al sur de Bogotá. Al parecer, de una manera simple comenzaron vendiendo drogas frente a su propia casa, además, desarrollaron entre su clientela un vocabulario cifrado para que nadie notara las irregularidades.

    Durante la investigación, la Policía se dio cuenta de que hay otra organización que se dedica al tráfico de estupefacientes denominada ‘Las Matronas’ o ‘la banda de Ramajal’. Contrario a otras, esta red no cometía ningún delito de manera pública, por eso se necesitaban agentes encubiertos para que pudieran entras a los inmuebles.

    Estos lugares llevaban fabricando estupefacientes, aproximadamente, unos 20 años, es decir, son unas ollas que han pasado de generación en generación y la única forma de tener pruebas de estas redes que se camuflan en casas de barrios populares es lograr estar entre ellas.

    ‘Las Matronas’ trabajaban en casas que no despertaban sospecha y estaban al mando de mujeres que se hacían pasar por amas de casa, además, según la Policía, eran peligrosas delincuentes que terminaban envenenando a los habitantes del barrio.

    Las ollas tienen un movimiento fértil que en pocas horas generan ganancias millonarias lo que explica por qué en la ciudad se libra una batalla criminal entre bandas que quieren defender sus territorios.

    Además de las ganancias por la venta de estupefacientes, estos lugares terminan apadrinando otros delitos que nacen para darle vida al consumo. En varias ocasiones, roban elementos para darlos en forma de pago por dosis de droga.

    En tres grandes operativos de la Sijin, fueron desarticuladas las redes más grandes de microtráfico en la localidad de San Cristóbal, 29 detenciones en total en medio de esa lucha, sin límite, contra un flagelo.