• Síguenos en

  • Logo Produccion

    Bajo la Mira | Capítulo 12 de junio - La vida detrás de la coca

    2019-07-04 12:40:13 | Redactado por: canalrcn.com

    Detrás del consumo de esta sustancia, se esconde una cadena de personas que por sobrevivir se sumergen en las redes de este negocio.

    Desde hace varios años atrás, las autoridades han luchado contra un mal que como un virus se ha expandido a varias partes del país: los narcotraficantes y los más de cincuenta mil cultivadores de coca.

    Hoy los policías anti narcóticos luchan por arrancar esta maleza que se cosecha en seis zonas de Colombia: en la costa pacífica, en el Meta, Putumayo, Catatumbo, Vichada y en el Guaviare.

    A pesar de que este tipo cultivos ilícitos abundan en el país, encontrarlos no es tan fácil como se piensa, ya que la selva frondosa y las copas de los arboles es lo unico que se alcanza a ver desde los helicópteros de la policía que vigilan la zona. Por eso, el equipo de Bajo La Mira se ha sumergido entre la profundidad del corazón de la selva del Putumayo para poder mostrarle cómo funciona este negocio.

    Aunque se creería que cada laboratorio que el equipo jungla de la policía encuentra es un golpe directo a las cabecillas, no lo es. En estas situaciones, quienes realmente se ven afectados con la quema de aquellos lugares son los campesinos e indígenas, que aceptaron trabajar en el mercado para poder sobrevivir.

    Así como cualquier campesino que le madruga a la vida para cosechar lo que comerán en el día, otros, mejor conocidos como ‘raspachines’, madrugan a trabajar la materia prima de una cadena criminal. Su labor se limitaba a quitarle las hojas a la mata. Ahora, con la intención de conseguir más dinero, los ‘raspachines’ han optado por elaborar la coca en pasta.

    ¿Cómo se procesa la coca?

    Estas personas que lo único que buscan es una manera de sobrevivir, han aprendido los pasos para tratar a este mal: primero, trituran las hojas con una podadora, luego le esparcen cal y la mojan con un ácido que cumple la función de fertilizante.

    Una vez que la hoja está seca, es guardada en barriles para mezclarla con una gran cantidad de gasolina. Al pasar una hora, el combustible ha adquirido el alcaloide de la hoja, es ahí cuando se procede a extraer únicamente el líquido del barril.

    Enseguida se mezcla con soda cáustica, bicarbonato de sodio y ácido sulfúrico. Se deja reposar y la parte que se solidifica se convierte en pasta de coca o clorhidrato de cocaína.

    Después de esto, ellos solo deben llevar el producto hasta un punto que no demanda de mucho tiempo de transporte en el que algún cliente llegará para comprar la cosecha y llevársela para terminar de procesarla y convertirla en cocaína.

    Este es solo el inicio del mal que acecha las calles, pues luego de eso, la coca empieza a acumular ceros para las diversas partes del negocio llegando a manos de menores y mayores de edad.