Vino el amor

Lilian quiere volver a trabajar con el policía Gutiérrez, pero el hombre solo aceptará si ella deja en paz a Marta.

David le pide a Gutiérrez que siga investigando el caso de los inmigrantes de California, ya que él está seguro que Mark no actuó solo en el delito de trata de personas. 

Luciana está molesta, tras saber que Graciela sigue manipulando a la familia Robles Morán y no puede hacer nada para impedirlo. 

Graciela ofrece una rueda de prensa para hablar de su retiro como paisajista. 

Graciela busca la manera para que David se fije en ella de una vez por todas, así que decide pedirle ayuda al psicólogo Anderson, para que este le diga al señor Robles que lo mejor para el estado emocional de su hija Fernanda es que el hombre inicie una relación con su excuñada. 
 

Graciela le confiesa a su sobrina Fernanda que el hombre al que ella ama es David y que va a hacer todo lo que sea necesario para conquistarlo. 

David y Luciana tienen una conversación personal, ya que la relación que tienen no está funcionando y por más que lo intenten siempre terminan peleando. 

David le reclama a su hija Fernanda por no haber alcanzado las calificaciones necesarias para pasar a la universidad y debido a esto despachará a Graciela de la casa para que no siga distrayendo a la joven. 
 

Adolfo culpa a Miguel por el estado de salud en el que se encuentra su hija Érika, ya que ella estaba realizando un trabajo que le correspondía al hombre. 

León no está de acuerdo con la idea de Sonia para escribir una historia mencionando la vida de su madre. 
 

León no está de acuerdo con la idea de Sonia (Verónica Jaspeado) para escribir una historia mencionando la vida de su madre. 

Fernanda habla con Luciana para agradecerle por la ayuda que le ha brindado con Tano. 

Juan y Perla tienen planeado culpar a Mark por ser el cabecilla de la trata de inmigrantes en California. 

Fernanda ayuda a su padre David a escoger el logo y el nombre para el vino joven que están produciendo. 

 

El policía Gutiérrez cita a Lilian y a Marta en un restaurante para contarles la verdad de Fernando, puesto que el hombre las utilizó por conveniencia y nunca las amó, dejando a las mujeres asombradas por la noticia.  

Marta se reconcilia con sus hijos, quienes la perdonaron, pues ella no ha sido mala madre y siempre los ha cuidado. 

Páginas