Vino el amor

Luciana, en esta oportunidad, se enfrenta con Graciela y le reclama en una fuerte discusión los planes perversos que tiene entre manos, ya que la mujer siempre busca la manera de alejarla de David, pues ella no permitirá que eso llegue a suceder. Además, intenta impedir que el hombre quiera vender sus tierras para irse con la pintora.

Luciana está molesta, tras saber que Graciela sigue manipulando a la familia Robles Morán y no puede hacer nada para impedirlo.

Graciela busca la manera para que David se fije en ella de una vez por todas, así que decide pedirle ayuda al psicólogo Anderson, para que este le diga al señor Robles que lo mejor para el estado emocional de su hija Fernanda es que el hombre inicie una relación con su excuñada. 

David le dice a Luciana que su situación debe cambiar, ya que debe enfocarse en sus hijos y tomar el control del viñedo, por lo que la mujer se desilusiona, ya que esperaba que su relación funcionara y decide alejarse del amor de su vida.