Sinopsis

Después de ser deportada y tras la muerte de su padre, Luciana decide regresar y reunirse con la única familia que le queda: su mamá y su hermano.

Por ello viaja a Estados Unidos y se presenta en el viñedo donde ambos trabajan desde hace años, pero al llegar ahí y encontrarse con el dueño del lugar, David, se tropieza con algo que no estaba esperando: el amor.

A pesar de sus diferencias, ambos sienten un profundo cariño por las tierras donde crecen los viñedos de Los Ángeles. De inmediato los envuelve una atracción que no pueden explicar, sin embargo, su posible unión pone alerta a todos aquellos que no quieren que una nueva relación ayude a David a recuperar las ganas de vivir. 

Desde que enviudó, David vive en una depresión que no sólo lo ha llevado a olvidarse de sí mismo y de sus hijos, sino también a ser presa fácil de los abusos de Lilian, su suegra, y Juan, su 'amigo', quienes se han aprovechado para vivir a costa suya, dándole un mal manejo a su dinero y malgastando sus bienes. Ambos están unidos para alejar a David de la felicidad y así mantenerlo bajo control. 

Luciana también se gana el odio de Lilian, como consecuencia del rencor que ésta le guarda a Marta, su mamá, con quien mantiene una gran rivalidad desde hace años, pues Lilian está convencida de que su esposo le fue infiel con Marta

A estos conflictos se suma la obsesión que siente Graciela por David, ya que a pesar de que su hermana Lisa estaba casada con él, siempre envidió su relación y trató de separarlos, pues no soportaba verlos felices. Al morir Lisa, Graciela vio la oportunidad ideal para intentar enamorar a David.

Por otra parte, un triángulo amoroso surge cuando Miguel, un joven que tiene toda la vida enamorado de Luciana, decide recuperar el tiempo perdido y luchar por ella. Ambos se conocen desde niños y tienen muchas similitudes, pero se separaron cuando Luciana y su padre fueron deportados. Miguel está convencido de que el vínculo que los une es motivo suficiente para que ningún otro hombre sea digno de ella, incluso su patrón. 

Luciana llegó con una esperanza, sin imaginar que ella se convertiría en la esperanza que necesita David para volver a vivir. 

En esta tierra el fruto que viene del dolor no siempre es amargo, y hasta el corazón más frío puede volver a amar.