Chris Cornell y Chester Bennington, una amistad más allá de la muerte

Nid: 367
Custom text:

Chris Cornell y Chester Bennington, una amistad más allá de la muerte

El líder de Linkin Park, decidió acabar con su vida el mismo día en el que su amigo, Chris Cornell, estaría cumpliendo 53 años.

A solo dos meses de haber recibido la terrible noticia del suicidio del líder de Soundgarden y Auidioslave, el mundo de la música, y en especial del rock, se sacudió con la repentina muerte de Chester Bennington, vocalista de Linkin Park, a sus 41 años.

El artista fue encontrado sin vida en la mañana de este jueves 20 de julio en su residencia en Los Ángeles, en lo que según han confirmado las autoridades, fue un suicidio por ahorcamiento, tal como murió Chris Cornell el pasado 18 de mayo.

Tan estrecha fue la amistad de estas dos figuras del rock que días después de la pérdida del vocalista de Audioslave, Chester publicó una sentida carta en la que describía un sueño que había tenido con ‘The Beatles’ la noche anterior y que atribuyó a la despedida de su amigo.

"Querido Chris,

Soñé con los Beatles anoche. Me desperté con Rocky Raccoon sonando en mi cabeza y la mirada de preocupación en el rostro de mi esposa. Me dijo que mi amigo acababa de morir. Pensamientos sobre ti inundaron mi mente y lloré. Sigo llorando, con pena, como con gratitud por haber compartido momentos especiales contigo y con tu hermosa familia. Tú me inspiraste en muchas formas que no pudiste haber imaginado. Tu talento era puro e imcomparable. Tu voz era diversión y dolor, cólera y perdón, amor y desamor, todo mezclado en uno. Supongo que eso es lo que todos somos. Tu me ayudaste a entender eso". 

Lee también: Chester Bennington, vocalista y líder de la banda Linkin Park, fue hallado muerto esta mañana

Siendo uno de los más afectados con la partida de Cornell, el día de su funeral, Bennington entonó la espiritual letra de ‘Hallelujah’ en medio de la ceremonia privada que incluyó familia y amigos para despedir a uno de los líderes más importantes del grunch de los 90.

En vida colaboraron varias veces con sus bandas en presentaciones en vivo.  Bennington, por su parte, lo hizo con Cornell en el tema "Hunger Strike", de la banda Temple of the Dog. El intérprete de "Like a Stone" prestó su voz para uno de los icónicos temas de Linkin Park llamado "Crawling".

Y es que a Chester y Chris los unían hechos que iban más allá de su música y su capacidad para crear nuevos sonidos dentro del rock que movieron a toda una generación. Los dos enfrentaron serios problemas de depresión y lucharon por superar su adicción a las drogas y el alcohol.

En el momento que tomaron la decisión de dejar el mundo, gozaban del éxito con sus proyectos musicales, pues Chris Cornell murió mientras su banda Soundgarden estaba de gira y se hablada del regreso de Audioslave a los estudios de grabación.

Te puede interesar: Coldplay plasma el tema de la inmigración en USA en 'Miracles', su último vídeo musical

Mientras tanto, Linkin Park lanzaba horas antes del deceso de su vocalista, un nuevo sencillo de su ‘One more ligth’, el nuevo álbum que aún promocionaban y que a pesar de las duras críticas por el cambio en el sonido de la banda, Bennington defendía a como de lugar.

En el ámbito personal, los dos dejaron a sus esposas e hijos con el dolor de su repentina partida. De hecho la esposa de Chris Cornell, que aún no termina de reponerse, escribió en su perfil de Twitter un corto pero contundente mensaje al enterarse de la muerte de Chester : “Justo cuando creía que mi corazón no podía estar más roto”.

Más allá de las terribles casualidades que los llevaron a tomar la decisión de acabar con sus vidas, Chester y Chris significaron mucho para la escena del rock. Por su parte Cornell con su banda Soundgarden le dio voz a miles de jóvenes que no encontraban su lugar en el mundo en los 90.

Bennington con Linkin Park, creó un nuevo sonido que atrajo a muchos hacia el género comenzando el nuevo milenio; canciones como ‘Crawling’, ‘In the end’ o ‘Papercut’ fueron el inicio de un exitoso proyecto que hasta hoy cumplía 17 años con los mismos integrantes desde el lanzamiento de su primer trabajo.

Dos grandes figuras, dos ídolos, dos grandes amigos que decidieron de manera sorpresiva acabar con sus vidas y dejar este mundo para acompañar a sus fanáticos, familia y amigos desde el más allá, un lugar donde tal vez su sufrimiento termine, dejando el gran legado de su música gracias al que sus voces nunca se apagarán.