Cinco famosos que superaron los trastornos alimenticios

Nid: 255
Custom text:

Demi Lovato

Desde muy corta edad, la cantante estadounidense ha sufrido de bulimia, una enfermedad con la que, según ha asegurado en varias entrevistas que, tendrá que lidiar toda su vida, pese a que es hereditario (su madre y abuela también padecen la enfermedad). A los 18 años, Demi estuvo internada en una clínica de trastornos alimenticios. Luego de terminar el tratamiento aseguró que su estadía en el internado fue difícil, ya que habian días en los que no quería salir de la habitación por vergüenza a su cuerpo.

Zayn Malik

El ex integrante de la agrupación One Direction, aseguró en su libro "Zayn" que mientras hizo parte de la banda padeció anorexia, pues al igual que los otros integrantes, pasaba días sin comer debido a la apretada agenda que manejaban. Luego de separarse del equipo, el intérprete de 'Pillowtalk' se dio cuenta del desorden alimenticio y de la peligrosa reducción de su peso.

Lee también: "Robbie Williams debuta en el mundo de la modacon su propia marca de ropa".

Lily Collins

Recientemente, la actriz que interpretó a Blancanieves en la película "Espejito, Espejito" publicó un libro en el que le dedica todo un capítulo a una de las etapas más difíciles de su vida por el trastorno alimenticio que tuvo años atrás. Fue una semana después de la publicación de su libro que la actriz recibió el libreto para interpretar a una mujer con anorexia en la película 'To The Bone'.

Kesha

La cantante californiana de 30 años le confesó hace un tiempo a la revista Vogue que duró un año luchando contra sus desórdenes alimenticios. Según afirma en la entrevista, para ella resultaba satisfactorio sentir hambre,pues era una forma de asegurarse de que todo iba bien. A  pesar de que por fuera luciera muy bella, por dentro se sentía triste.

Lady Gaga

Hace unos años, la cantante y actriz le confesó a todos sus seguidores que tuvo anorexia y bulimia hasta los 15 años de edad. En un comunicado que ella publicó, explicó el cómo llegó a odiar su cuerpo por sentirse gorda.