Jaime Garzón y sus múltiples facetas

6762
Jaime Garzón dijo lo que todos hemos querido decir.

Humorista, político, periodista, actor, activista, pedagogo, crítico, en fin. Es difícil encasillar al desaparecido y siempre recordado Jaime Garzón en un oficio o profesión en particular, pues fueron precisamente las múltiples facetas que desarrolló durante su carrera, con su particular forma de ser, las que le merecieron el respeto y admiración de todos los colombianos.

Dieciocho años después de su asesinato, sus contemporáneos y las nuevas generaciones tienen algo que decir del pionero del humor político en el país, quien con programas como Zoociedad¡Quac! El noticiero y Lechuza revolucionó la televisión colombiana de los años noventa.

Fue en esos tres programas de sátira política y social, así como en su inolvidable interpretación de Heriberto de la Calledonde Garzón alcanzó gran fama en los medios de comunicación nacionales con divertidos y elaborados personajes que, desde su cotidianidad, lanzaban una y mil pullas hacia las figuras de la política y la farándula de la época.

Cómo olvidar al celador Nestor Elí, a la empleada doméstica Dioselina Tibaná o al abogado Godofredo Cínico Caspa, por solo mencionar algunos de los más célebres personajes encarnados por el humorista, quien a través de ellos puso ‘el dedo en la llaga’ frente a temas tan espinosos de entonces como el paramilitarismo, el narcotráfico y el proceso 8 mil, entre otros.

Y por supuesto, cómo hablar de Jaime Garzón sin mencionar a Heriberto de la calleese divertido lustrabotas que entrevistaba a políticos, actores, modelos, reinas de belleza y religiosos, mientras le sacaba brillo a los zapatos de esos ilustres clientes.

Fue precisamente ese, el más memorable de los personajes interptretados por el también abogado, filósofo, periodista y gestor de paz, no solo por la sensatez con la que enfrentaba a sus entrevistados sino porque lo representó hasta ese terrible 13 de agosto de 1999 cuandoseis impactos de bala acabaron con su vida mientras se movilizaba en su camioneta.