Manuel Sarmiento es Gonzalo Zapata

'El más bueno de los malos'

 

La sencillez en el vestir, el bajo perfil para moverse, son maneras que evidencian toda una vida de experiencias encima, un trato amable casi siempre pero duro y contundente cuando se requiere, un hombre con una ética muy particular pero casi inamovible, son características permanentes en ‘Gonzo’. 

 

El corazón de Gonzo, de no haberle tocado la vida que le tocó, lo habría llevado muy seguramente a ser sacristán o acólito de algún cura, pero a cura no habría llegado pues su gusto por las mujeres no es ni ha sido negociable. Gonzo es un hombre que tiene encima, tal vez en la mirada, el rastro de una adolescencia de malandro, de pandillero y de ladrón en la que sufrió por fuerza de las circunstancias, por adaptarse a su entorno, y en la que también, llegado el momento tuvo que cegar algunas vidas a cambio de la suya. Sin embargo, siempre sintió que el alma no le daba para poder vivir con tanto peso encima y apenas pudo, se salió del grupo al que pertenecía, el mismo en el que estaba Victoria, aquella joven por la que, desde siempre, ha sentido un amor nunca confesado.